jueves, 28 de marzo de 2013

Básico: La importancia del empapuzado de los pichones


Debo reconocer que no fue hasta hace unos cuatro años que me decidí a intervenir en la cría de los pichones a través del empapuzado. Con cierto grado de escepticismo me inicié, entre motivado y obligado al observar el éxito con que algunos amigos criadores regularmente recurrían a esta técnica. En un principio lo hice únicamente para casos puntuales en los que la canaria fallaba en la alimentación de su progenie, gradualmente se me empezó a hacer tan cómodo como necesario, y hoy en día no dejo de alimentarlos aún si la madre los ceba con devoción. Es por ello que dedico estas líneas a recomendaros que también lo hagáis y comenzareis a observar importantes cambios en el ritmo de crecimiento de los pichones.


¿Qué necesitáis?

1.- El instrumento para empapuzar, que bien puede ser una aguja para empapuzar o simplemente( y esto es lo que uso yo) una inyectadora de insulina. La aguja para empapuzar, como podéis apreciar en las imágenes es metálica y de punta redondeada (con el fin de no hacerle daño al pichón), existen en diferentes formas y tamaños de acuerdo a la especie de ave en la cual la vayamos a utilizar. La principal ventajas del uso de las agujas es que la comida se deposita directamente en el ave, esto a su vez es lo que a mí no me termina de convencer y por ello recurro a las inyectadoras de insulina ya que aun siendo un poco menos asépticas hacen que el animalillo se estimule más.

2.- Comida especial para empapuzar (hand-rearing food), en este aspecto no tengo ninguna preferencia y uso indiferentemente la que usan los famosos papilleros para criar psitácidos. Las dos marcas que he usado son ENERGETTE y EXACT, con preferencia en la última ya que la consigo con mayor facilidad.

¿Con que frecuencia debemos empapuzar?

La respuesta a esta pregunta depende de dos factores, a saber; la calidad y frecuencia con que la madre lo hace y nuestra disponibilidad de tiempo. Como lo segundo es escaso, al menos en mi caso, los días de semana lo hago a primera hora con todos los pichones mientras que los fines de semana lo hago hasta 4 y 5 veces diarias, también en función de lo exitoso del cebado de la madre.

¿En que lapso de vida del pichón debemos recurrir a esta técnica?

Como siempre os digo lo que yo hago, yo lo hago desde el segundo día en que nace el pichón si observo que la canaria lo alimenta (mal o bien), si por el contrario observo poco interés actúo desde el primer día. Esto lo hago hasta que los pichones ya comienzan a reaccionar con timidez e inclusive rechazo al acercarme (suele ser hasta el día 12 de vida).


Esta técnica tiene especial valor cuando estamos frente a nidadas numerosas (de cinco o más pichones) o frente a canarias con comportamientos anómalos o irregulares. Cito como ejemplo, el de una canaria de especial valor genético para mí que solo empezaba a darle de comer a los pichones hasta el séptimo día de vida, si no los     hubiese empapuzado, no habrían salido adelante. 


video


No hay comentarios:

Publicar un comentario