lunes, 5 de octubre de 2015

Variabilidad y Pérdida de Sílabas en el Repertorio de Canarios de Canto Timbrado Español al momento del enjaule



Sin duda alguna, unas de las más grandes frustraciones de todo criador de canarios timbrados es la pérdida de repertorio en el proceso de enjaule previo a los concursos. Hemos escuchado floreos maravillosos en la voladera y sonreímos para nuestros adentros de solo pensar que nuestros canarios van a causar una maravillosa impresión en todos aquellos que los escuchen, después de todo, esa es la máxima satisfacción de un criador más allá de ganar un trofeo.  Procedemos a enjaular y observamos impasiblemente como nuestro canario recorta abruptamente su canto, perdiendo precisamente aquellos floreos de mayor complejidad, recortando el repertorio y quizás incorporando algunas silabas indeseables que afean el trabajo de todo un año.




En particular tenemos tres posibilidades que se ilustran en la figura más arriba:
Repertorio Original:   a b c d e f g h i j k l m n o p
Caso 1: Canario recorta repertorio de voladera y agrega silabas externas
Caso 2: Canario recorta abruptamente el número de silabas tornándose repetitivo en la ejecución
Caso 3: Canario mantiene el repertorio que tenía en la voladera. a b c d e a b c d e a b c d e

Repasemos algunos conceptos básicos del proceso de aprendizaje de los canarios de canto.

El proceso de aprendizaje está comprendido por dos periodos críticos previos a la cristalización del canto: el proceso sensorial y el proceso sensorial–motor. En ambos periodos hay una alta dependencia a la retroalimentación auditiva. Durante el periodo de aprendizaje sensorial el joven canario escucha y memoriza el repertorio de un maestro o de algún otro medio como lo puede ser un audio diseñado para tal fin. El canario siempre aprenderá con mayor rapidez y facilidad el canto producido por un maestro de su propia especie, esta asimilación será aún más rápida si dispone de acceso visual al tutor, en los casos en los que se proveed ambas alternativas simultáneamente o en secuencia el canario orientará su canto hacia el de su congénere por serle más natural.
En el periodo de aprendizaje sensorial-motor  el canario tratará de imitar el repertorio objetivo, usará la retroalimentación auditiva para comparar sus resultados y hará los ajustes necesarios para asemejarlo al mismo. Es evidente que el grado de semejanza al repertorio objetivo dependerá en gran manera de la capacidad de aprendizaje que a su vez está directamente correlacionado con el tamaño del núcleo HVC  En experimentos realizados en prestigiosas universidades norteamericanas también se ha determinado que el canto de canarios criados en condiciones de absoluto aislamiento es pobre en términos de variedad de silabas así como carente de tonos y duración presentando diferencias significativas con respecto al canto tipificado de individuos que viven en libertad.  Desde el punto de vista de la formación de la canción a los canarios se les clasifica como de “aprendizaje-abierto” (open-learners) ya que cada año atraviesa por los periodos sensorial y sensorial-motor siendo capaz de aprender nuevas sílabas cada año. Durante el periodo sensorial pierden neuronas donde están almacenadas las silabas del repertorio y se generan nuevas a través de un proceso denominado neurogénesis ampliamente documentado por científicos como Roberto Nottebaum de la Universidad de Rochester.


Este período de aprendizaje sensorial suele presentarse entre los 30 y 45 días con una duración aproximada de 30 días (es decir desde el nacimiento hasta los 60 o 75 días), es en este período cuando el canario es capaz de aprender silabas escuchando y esbozar las primeras sub-canciones que se conocen como repasos. Es por ello que es fundamental el aislamiento acústico desde la emancipación de los noveles si no deseamos que aprendan giros de los adultos y en especial si vamos a utilizar  medios electrónicos como herramienta de educación.
En la fase sensorial-motor el joven canario se esfuerza en imitar la plantilla que ya almacenó en su memoria en la fase sensorial comparando mediante retroalimentación auditiva sus resultados, es importante señalar que en este período, en teoría,  ya no le hace falta seguir escuchando el repertorio objetivo, en especial el de un maestro (Marler and Peters 1987, 1989). Esto explica porque algunos canarios aprenden notas de sus padres o de machos cercanos habiéndolos solo escuchado por unos días de después de haberse independizado.  El proceso sensorial-motor es muy lento y puede tardar varios meses desde que se inicia con la sub-canción, evoluciona a la canción plástica y culmina con la cristalización de canto. Curiosamente durante este periodo la estructura de la canción sufre un ciclo de deterioro diario que se maximiza al llegar la noche, mejorar sustancialmente en el transcurso de la mañana alcanzando un plateau (meseta) que continua durante varias horas del día.

 La cristalización de canto señala claramente el final del periodo de aprendizaje sensorial-motor incrementando la estereotipia de la canción o repertorio y disminuyendo la dependencia de la retro-alimentación auditiva para el mantenimiento de la canción estable o definitiva.

  Es importante aclarar que un canto estereotipado es aquel que sigue un patrón aun cuando haya variantes residuales en el mismo. Todos los cantos  de canarios continuos, intermedios o discontinuos son estereotipados si están cristalizados ya que ejecutaran un conjunto determinado de sílabas de su repertorio independientemente del mecanismo usado para su educación o no educación.

El sometimiento a factores estresantes durante los primeros estadios de vida inhibe el correcto desarrollo de HVC, así mismo el tamaño del HVC está correlacionado con el tamaño del cuerpo y otros factores de inmunidad. Si a un ejemplar se le somete a un estrés nutricional durante sus primeros días de vida cuando existe mayor plasticidad, su capacidad de aprendizaje estará limitada en comparación con otro criado en circunstancias normales o más favorables. El tamaño del HVC afecta no solo la capacidad de aprendizaje de silabas complejas sino el número de sílabas que pueden aprender.

Saber cuándo es el momento ideal para enjaular un canario timbrado es difícil de determinar pero de lo que podemos estar seguro es que cuando lo hacemos de forma masiva, evidentemente por restricciones de espacio o de tiempo, estamos afectando el repertorio final de varios de nuestros ejemplares. Cada uno atraviesa un período de desarrollo único y es en ese orden en el que deberíamos enjaularlo. El uso de complejo  B en los primeros días de enjaule así como la visibilidad de otros compañeros facilita el control de estrés y por ende ayuda a la conservación de repertorio.

En relación a la estereotipia del repertorio debemos distinguir el canto independiente y el canto dirigido a la hembra (canto de celo). En el primero se presenta un canto estereotipado pero con variaciones residuales mientras que en el segundo el canto es recortado y totalmente estereotipado.



Veamos un ejemplo,  un canario con un repertorio {a,b,c,d,e,f,g,h,i,k,l,m,n,o,p} tiene un repertorio como el que se muestra en la figura más arriba. Las secuencias {l,m}, {o,p.e} y {g,,b} son totalmente estereotipadas mientras que las silabas {i,a,c,f,n} son variables y son ejecutadas aleatoriamente (aunque existe una fórmula de entropía que las define}. Como hay variabilidad ya que el canario puede utilizar como salida {a} y luego ir a {i} o a {c}, esto se conoce como variaciones residuales de repertorio. Seguramente os resultará familiar el concepto ya que es cuando decimos que un canario cambia la salida o no hace siempre la misma secuencia. Estas variaciones residuales tienden a desaparecer cuando el nivel de testosterona se eleva como producto del celo o de una excesiva exposición a la luz.  






No hay comentarios:

Publicar un comentario