sábado, 15 de octubre de 2016

Conociendo criadores: Javier Lobato, con la afición por dentro


 Conocí a Javier Lobato en el año 2011 aunque realmente no lo traté sino hasta el año 2012, cuando con cierto escepticismo le confié el rescate de unos ejemplares que tenía en malas condiciones por falta de entrenamiento y debida atención.  Estos ejemplares presentaban muy poca vitalidad y escasa disposición al canto,  inclusive un juez, al enjuiciarlos, me había participado que un par estaban enfermos. A los pocos días provistos de buena alimentación y mejor entrenamiento los ejemplares mostraban claras señales de mejoría. Casi todos los días hablábamos para comentar el avance de los pájaros a la vez que me compartía audios y videos para demostrarlo. 


Gracias a él, pude lograr ese año varios premios incluyendo la medalla de plata en el nacional FOCDE (Anilla 34-FQ-11-2012). Y es que si algo tiene este extremeño es su conocimiento del entrenamiento de los canarios timbrados que acompañado de una tenacidad ferviente le convierten en uno de los buenos criadores en términos de manejo y preparación de los ejemplares de cara a los concursos.

Javier Lobato (34 años)  nació el 31 de Octubre de 1981 en Badajoz lugar en donde vivió hasta los 22 años cuando decidió mudarse a Madrid en busca de mejores oportunidades. Javier cría pájaros desde los 13 años, el empezar a tan temprana edad lo correlaciona con las visitas a sus tíos maternos, que como muchos hogares extremeños y andaluces,  criaban palomas así como otros tipos de pájaros. Relata Javier que lo primero que hacía al llegar a casa de sus tíos era correr velozmente hacia el palomar para quedarse ensimismado mirando a las palomas a través de las rejillas.

Comienza a criar canarios timbrados, motivado por un grupo de compañeros de trabajo que criaban asiduamente además de la atracción que desde un principio sentía por el canto, Javier confiesa abiertamente su desinterés por los canarios de  color y de postura. Como muchos criadores, en sus primeros pinillos con los timbrados, sus ejemplares carecían de calidad.

Una de las virtudes de Javier Lobato como criador es su gestión de entrenamiento (y sobre este tema presentaré próximamente en el blog sus técnicas de entrenamiento), rara vez le fallan los ejemplares. Como anécdota, estando en el concurso nacional FOCDE 2012, su equipo salió en el último lote sobre las siete de la tarde, y no pararon de cantar en los quince minutos. Ese día ganó su primera medalla (Bronce) en un concurso nacional siendo el underdog del concurso (como dirían los anglosajones).

A finales del año 2012, después de haber concursado con bastante éxito en España y Venezuela me tocó sortear una difícil crisis en mi vida personal, como consecuencia de ésta, vendí casi todos mis ejemplares, pero le cedí a Javier varios machos y un trio de hembras, mientras que otros ejemplares quedaron en casa de un par de amigos en Panamá. Así que durante el 2013 no críe, al final de ese año me había repuesto de mis problemas y estaba listo para volver a empezar, así que lo primero que hice fue tocar la puerta de algunos criadores que consideraba amigos, negándome todos ellos algún ejemplar aduciendo reservas y ventas. Esto fue una lección muy dura cuando en años anteriores les había regalado mis mejores ejemplares, como dice el refrán: obras son amores y no buenas razones. Así de mezquino es este mundillo de la ornitología deportiva.

Javier, en cambio hizo lo que nadie nunca ha hecho y me ofreció lo que quisiera de su casa, y efectivamente me llevé lo que necesité para recuperar mi sangre. Nunca ningún otro criador ha hecho esto, siempre ha sido con condiciones o escoge de estos que son los que te puedes llevar, etc…. Gracias a este noble gesto pude ganar muchos concursos en el 2014 incluyendo el nacional. Independientemente de lo que pase en el futuro nunca olvidaré que Javier privilegió la amistad sobre su propio interés.

Ese es Javier Lobato, un excelente criador pero sobre todo mejor persona

4 comentarios:

  1. Que interesante relato Dios bendiga grandemente la humanidad de Javier lobato un saludo y un abrazo,.. igual para usted Ernesto.

    ResponderEliminar
  2. Que interesante relato Dios bendiga grandemente la humanidad de Javier lobato un saludo y un abrazo,.. igual para usted Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. Lobato es un grande en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
  4. He mantenido conversaciones con Lobato. Un gran entendido en timbrados, un auténtico experto. Lo mejor de tu artículo, amigo Ernesto, es mostrar su lado humano. El gesto que tuvo contigo dignifica la persona.

    ResponderEliminar