sábado, 19 de abril de 2014

Balance de la temporada de cría 2014

Hembra Blanca nieta del 24FQ11-11. Aviario Ernesto Ramos
Cuando algunos apenas acaban de comenzar la cría yo cierro el proceso. Muchos argumentan que comenzamos a criar muy pronto por estos lares, lo cierto del caso es que es prácticamente imposible aguantar a las hembras con diez horas de luz solar y temperatura constante sobre los 30 grados centigrados. En Panamá hay dos estaciones de tiempo: el verano y el invierno, el verano comienza en Diciembre y finaliza a finales de Marzo y se le llama así porque no suele caer una gota de agua mientras que el invierno que va desde Abril hasta mediados de Diciembre se caracteriza por lluvias y tormentas constantes las cuales contribuyen al suministro del agua al canal de Panamá, uno de los principales responsables de los ingresos de este pequeño pero noble país. Pero no es solamente aquí que se empieza a criar en Enero, también se hace en Colombia y Venezuela por las misma razones (horas de luz solar y elevada temperatura).  Los concursos en esta región son en la misma época que en España así que uno de las principales competencias de los timbradistas es gestionar el desarrollo de los pichones para que lleguen en el apogeo de su canto a los concursos de Noviembre-Diciembre.

Pero volviendo al tema principal de la entrada esta ha sido una temporada bastante peculiar, no me quejo de la producción de pichones, comencé la temporada con un objetivo de 40 pichones y para ello me hice de unas 12 hembras, de ellas únicamente sirvieron 10 por diversas circunstancias, sin embargo logré sacar unos 85 pichones, aunque todavía hay unos 8 en los nidos. Más que suficiente considerando las limitaciones de tiempo que mi trabajo impone constantemente. Entre las peculiaridades destacan un alto número de pichones isabelas plata y oro, claro no se trata de evento aleatorio ya que una gran parte de los machos reproductores portaban el factor isabela. 

Yo suelo ser bastante pragmático en el tema de la cría así que, por ejemplo, no pierdo el tiempo con una hembra que pone uno o dos huevos y si se da el caso (varias veces esta temporada) suelo pasarle los huevos a otra en similares circunstancias y luego espero distinguirlos con su fenotipo (color, moña, etc...), otro ejemplo de lo que hago es cuando tengo dos parejas: una con huevos fértiles y otra con huevos claros, contrario a lo que hace la mayoría, yo le paso los huevos fértiles a la pareja que clareó y le saco otra postura a la que no falló o a su hembra con otro macho. Se trata de hacer lo mas productivo el breve periodo de cría, que aunque sea la parte que mas me gusta como a muchos de vosotros, es también la que mas me extenúa comenzando en las madrugadas preparando el alimento a ser mezclado con el pastón, revisando los pichones y cebando a mano en la medida de lo posible.

Como decía, ha sido muy productiva, sin embargo he tenido varias situaciones no tan positivas que os quiero enseñar en gran medida para que veáis que en todas partes se cuecen habas y que no debéis desanimaros si se os presentan circunstancias adversas. Y como una imagen vale mas que mil palabras, os enseño a continuación algunos imponderables que me tocaron esta temporada.

Pichón ciego de un ojo

Pichón con infección e inflamación de sacos aéreos

Pichón con aborto el treceavo día


Muerto a picotazos por su padre. Única cría en pareja que hice.

Hembra muerta en el nido:salmonelosis


Hembra 2 muerta en el nido: salmonelosis
Una de las parejas de mi mayor interés: falla de eclosión 3
huevos de nidada de 4.


La tasa de infertilidad ha sido la misma de todos los años



Cuatro casos de dedo trasero hacia delante, todos curados
con el método que describo en una entrada  desde este mismo
blog.

Así que os reitero muy productiva esta  temporada pero llena de incidencias. Destaco así mismo que comencé a usar un ovoscopio mas sofisticado, una incubadora que me permitió adelantar alguna puesta, la incorporación del UPS para robustecer el sistema de educación, el uso de la puerta aislante desde el punto de vista acústico dentro del aviario, instalé cámaras para observar desde cualquier lugar del mundo lo que sucede mientras viajo y cambié la formula de pastón para evitar el doré. Así que como digo siempre hay que reinventarse todos los días y aprender algo nuevo que nos permita ser buenos canaricultores pero sobretodo mejores personas.




















1 comentario:

  1. Excelente blog aprendiendo mucho de cada uno de ellos. Mil gracias

    ResponderEliminar