viernes, 18 de septiembre de 2015

Sobre mi ultimo escrito

Hace poco conversaba aquí en España con un reconocido y antiguo canaricultor recien radicado en la Comunidad Valenciana dado lo inhóspito en que se ha transformado Venezuela  en todas las dimensiones, hablamos largo rato y me explicó que desde hace unos años había abandonado la canaricultura organizada, ya muy extenuado, de las mil y unas escaramuzas, por así llamarlas, de muchos viejos zorros (por ser benevolente en el uso de términos). Y lo entiendo. 

Mi pasado escrito no criticaba a aquellos que realizan un trabajo en pos de lograr un timbrado de calidad basado en novedosos colores pero si hacía referencia a la necesidad de consistencia en el código. No había terminado de aterrizar en Madrid el pasado fin de semana cuando uno de estos criadores me llamaba para reclamarme mi intromisión con su trabajo. Cuando hablé con él me explicó que uno criador de Madrid le había llamado para contarle de  mi artículo y como descalificaba su trabajo. Fácilmente deduje quien había sido, y la verdad es que no dejo de asombrarme con los sembradores de cizaña, en especial con aquellos que tiran la piedra y esconden la mano pretendiendo luego ser amigos incondicionales. 

La verdad es que hastía la actitud de algunos que se mueven en la sombras incapaces de dar la cara, actitud tristemente frecuente y que denota una baja o inexistente formación moral. Me lo pensado bien y la orientación de mis escritos solo permitirá la controversia técnica pero no la opinión o el debate subjetivo sobre temas en donde se pretenda descalificar a personas u organizaciones. Yo crío timbrados porque me gusta, trato de aprender cada día mas, darle un carácter lo mas técnico posible a mis publicaciones e investigaciones,. La finalidad del blog es compartir conocimientos sobre el canario timbrado, los métodos de educación y diversos temas, y en esa estricta linea se mantendrá. Continuará pese a los sembradores de cizaña, a los carroñeros y los canta-mañanas que saben cuatro cosas y ya se creen los sabelotodo del timbrado, Mucha humildad, sencillez, respeto y don de persona hace falta en este mundo. A los que no no sabéis de que va este tema os pido disculpas por haber usado estas lineas para esbozar un profundo malestar producido por la acción de algunos personajes.

Un saludo a los timbradistas de buena voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario